Acerca de Unidos

HISTORIA

El 30 de abril de 1999, Francisco Casares Cortina fue diagnosticado con leucemia aguda linfoblástica y empezó el tratamiento de quimioterapia el 1º de mayo de ese mismo año. Diez meses después Francisco recayó, por lo que requirió un trasplante de médula ósea.

Ninguno de sus hermanos fue compatible para realizar el trasplante. Como en México no existía un registro de donadores de médula ósea, recurrió a un hospital especializado en el extranjero.

Conseguir los recursos para llevar a cabo el trasplante fue un gran reto para sus familiares y amigos por el alto costo, ya que la compañía aseguradora sólo cubría el 40 por ciento.

Así se inició un gran esfuerzo de recaudación, orquestado por personas muy cercanas a Francisco, a través de redes de donantes, con la meta de obtener cinco millones de pesos. El objetivo se cumplió y Francisco recibió el trasplante el 17 de noviembre del 2000, desgraciadamente falleció el 5 de enero de 2001 por complicaciones.

Quienes vivimos de cerca esta experiencia, quedamos sensibilizados por el drama humano relacionado con las enfermedades hematológicas y, en particular, nos dimos cuenta de las grandes limitaciones que existen en México para llevar a cabo el trasplante de médula ósea.

Al ver los resultados logrados con la fuerza de la solidaridad y el cariño hacia una persona tan querida como Francisco, decidimos que la labor debería continuarse.

Y fue así que el 3 de octubre de 2001 se constituyó UNIDOS… Asociación Pro Trasplante de Médula Ósea, Francisco Casares Cortina, A.C., mediante escritura pública No. 89644, dando fe el Notario Público No. 56 del Distrito Federal, Lic. Eduardo Martínez Urquidi.

VALORES

UNIDOS… se fundamenta en el compromiso, altruismo e integridad de sus socios, así como en la solidaridad de la sociedad y en la subsidiaridad, de manera que se ayude a los enfermos solo con lo que ellos o sus familias no puedan obtener con sus propios medios, fomentando tanta responsabilidad como sea posible.

Asimismo, orienta su interés hacia el paciente con una atención cálida y amable, derivada de su enfoque profundamente humanista.